Comunicado Grupo de Política a largo plazo: Cuestionamiento del Consenso mayoritario / Reflexiones para la AG del Domingo 10 de Julio

8 julio, 2011 por politicalargoplazoacampadasol

Dado los últimos acontecimientos, llamamos a la reflexión sobre el giro constatado en la Asamblea General de Sol:

Al consenso quieren llamarlo mayoría de 4/5

A la crítica quieren llamarla bloqueo

A la horizontalidad llamarla ineficacia

Y el movimiento asambleario quieren sustituirlo por una organización para la obtención rápida de resultados: Donde había Asamblea habrá Empresa.

 

1) DECISIÓN POR CONSENSO/DECISIÓN POR MAYORÍAS.

El Consenso asambleario nunca es unánime y mucho menos se alcanza por mayorías contables. El consenso surge a partir de la energía que se desata, que aflora en la asamblea, y esta no se puede medir, se ve, se siente y responde al sentido común.

La supuesta oposición entre consenso unánime y consenso por mayoría de 4/5, es falsa y es una trampa.

La verdadera oposición es entre quienes defendemos el consenso asambleario, es decir el asambleismo y quienes apuestan por la organización mediante acuerdos por mayorías, es decir el sistema de votación individual contable.

El consenso asambleario, cuando surge, baña de firmeza y fuerza a la asamblea y esintegrador.

Un consenso construido a partir de una mayoría de 4/5, no es consenso, es unaimposición por mayorías que divide y fractura la asamblea. Un 20% de la gente que queda fuera, excluida. A corto plazo el acuerdo por un 80% puede dar sensación de cohesión interna pero a la larga debilita.

INCISO: De la imposibilidad del recuento de 4/5 en una asamblea abierta.

En una asamblea abierta, en la plaza, donde la gente va y viene, entra y sale; para realizar un recuento de 4/5, se hace necesario el contar a los presentes en la asamblea, hacer un censo, y cerrar la asamblea, de tal forma, que los que lleguen después ya no forman parte, e igualmente los que se vayan, antes del voto o durante este, tendrán que contarse para ver si han variado tanto las proporciones, que puedan alterar la fracción de referencia para el recuento… a no ser que…

A no ser que: donde se diga 4/5 se quiera decir mayoría clara, o 4/5 aproximados, y entonces ¿quién decide que es claro y qué es oscuro y cuándo la aproximación va para un lado u otro? ¿Cómo sabremos que los 4/5 pasan a ser 4/6, y quien dice 4/6 dice 4/7, que igual acaban convirtiéndose en 4/8 y así llegamos al sistema de mayoría simple sumando el voto cualitativo de la mesa que decide el desempate?

 

2) REFLEXIÓN Y DESPERTAR CONCIENCIAS/DECISIONES RÁPIDAS

El consenso asambleario está en permanente apertura, sin límites ni barreras previas, su sentido no es perseguir fines ni lograr objetivos, sino el hacer asamblea, la expansión de la asamblea, y el asambleismo como medio de concienciación colectiva y de lucha social y política.

El consenso construido por mayorías necesita limitar lo asambleario, crear cierres, levantar barreras para definir y contar mayorías y minorías. Llegar a acuerdos se convierte en el objetivo en sí de la asamblea, pervirtiendo su sentido. El fin se impone al hacer. Este es el camino para debilitar el movimiento asambleario.

La prioridad, casi obsesiva, de alcanzar acuerdos como un fin, genera urgencia. La rapidez provoca rigidez y escasez de debate, limita el debate y empobrece la reflexión. Así aparece el efecto de velocidad que distorsiona la percepción de las fuerzas reales y la verdadera capacidad de movilización.

Por contra, el debate crítico permanente lleva a la pérdida de velocidad en el funcionamiento. Pero esta lentitud permite que se pueda dar la reflexión profunda, y llegar a la raíz de las cosas. No sólo nos lleva más lejos en el ataque a lo que oprime y reprime, sino que despierta el potencial latente y teje una base firme a partir de la cual se levante y estructure la lucha en campo abierto contra el Capital.

3) DEBATE CRÍTICO PERMANENTE/BLOQUEOS

Lo que llaman bloqueos han sido críticas de raíz, hechas por una o más personas, que han despertado debates posteriores, que no se habían manifestado pero que estaban latentes, y a los que se han sumado muchas más voces disconformes con lo que se quería acordar como consensuado de antemano.

Éste fue el caso de la propuesta de consenso por la defensa de una educación pública, laica y gratuita. Caso en el que quedó patente que la formulación que apuesta por este modelo educativo no se aceptaba, bien por quedarse corto, ser ambiguo o directamente porque excluía la educación libre, la autogestionaria, en casa o por cooperativas. Y por supuesto excluía otra filosofía pedagógica y educativa basada en principios anticompetitivos, antiproductivistas y antiautoritarios como negación de los valores que produce y reproduce la educación en el sistema capitalista (por no hablar del antropocentrismo), sea pública o privada, cuya meta principal es formar clase trabajadora disciplinada y obediente para que sea explotada en fábricas y empresas o bien jefes y directivos que manden y exploten eficazmente. Por el contrario el tema de parar los desahucios contó desde el principio con el entusiasmo de la Asamblea, y se extendió como la pólvora por las asambleas de barrios hasta alarmar a los Medios y al mismo Parlamento. Y la lucha sigue.

La unanimidad no se da ni se ha dado en ningún momento, ya que a lo largo de las diferentes manifestaciones de apoyo o rechazo, mucha gente no se pronunciaba, bien porque no quería, no se enteraba o no lo veía claro, y en todos estos casos, cuando se alzaba una voz que argumentaba un rechazo,  muchas de las personas abstencionistas pasaban a disentir con lo propuesto, de la misma forma que otras que habían mostrado apoyo previo cambiaban de parecer.

Reducir este proceso que hemos visto en las asambleas, a una cuestión de bloqueos individuales por cabezonería o estrategia deliberada, o peor aun por el absurdo de las infiltraciones interesadas en paralizar y romper el movimiento… esconde una miopía grave o en el peor de los casos, una tergiversación interesada de lo acontecido.

Los supuestos bloqueos, y más correctamente la imposibilidad de consensuar determinadas propuestas, dejan ver que la Asamblea General  quizá no sea el lugar adecuado para proponer determinados puntos de lucha, intuyéndose que hay otros cauces más lógicos para llevarlos a término. Como ejemplo está la intervención de una portavoz de la Flotilla a  Gaza, el pasado domingo, que habló para informar de su lucha y pedir apoyos, mostrando el punto donde se habían instalado en Sol como acción de la organización, sin necesidad de buscar el consenso de una denuncia del genocidio israelí contra el pueblo palestino, ni de incluir a la Asamblea de Sol como parte de la Flotilla por Palestina.

Es necesario reconocer el lugar de la Asamblea y el lugar de los diferentes Grupos, Plataformas, Organizaciones que participan de continuo o con más o menos regularidad, en esta Asamblea General de Sol. Hay que ser inteligentes para encauzar las propuestas y las luchas de la manera que sumen más apoyos y no que generen enfrentamientos y rupturas que perjudiquen a  las diferentes causas en cuya lucha tanto esfuerzo están poniendo compañeros y compañeras… incluyendo al Grupo de Trabajo de Educación de la Asamblea de Sol y a la Plataforma en Defensa de la Educación Pública, o el Grupo de Trabajo de Política  a Corto Plazo y sus elaborados puntos mínimos, que delatan la falta de representatividad política del Régimen actual, o el Grupo de Economía y los compañeros y compañeras de Attac, que llevan a cabo una labor tan necesaria en la denuncia de la obscenidad y depredación con la que están actuando los bancos y gobiernos de la UE contra el pueblo.

 

http://madrid.tomalaplaza.net/2011/07/08/grupo-de-politica-a-largo-plazo-cuestionamiento-del-consenso-mayoritario/

Anuncios

Textos colectivos

Archivos

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 149 seguidores

Noticias

RSS Toma los barrios

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.